VERDADERA RUTA DEL VINO ARLANZA "Pequeñas cosas"

Este billete en la «montaña rusa», en la que hemos viajado este 2021, llega a su fin. Subidas, bajadas, emociones… otro año con mucha incertidumbre, que hace plantearnos nuestra actual manera de vivir, dándole verdadera importancia a las pequeñas cosas que son, en realidad, nuestro motor para continuar.

Esas «pequeñas cosas» son las que hemos tenido presentes siempre en nuestra Ruta, dándole valor al tesoro humano con el que contamos. Cualquiera que haya estado en nuestras tierras, sabe de lo que hablamos… Los «buenos días» de Encarna, con el desayuno preparado sin que le falte el mínimo detalle, la explicación de Félix de su maravillosa obra de arte, la historia de los antiguos viñedos de Jaime, el buen hacer de Quelín en su restaurante, la tapas de Julia con el máximo mimo, las amenas visitas de Alberto a su bodega…. Nombres propios que son una pequeña representación de todas las personas que hacen posible, que este maravilloso destino, sea algo especial. Un viaje del que siempre aprendemos algo nuevo; con sus anécdotas, sus historias y lo más importante, con el espíritu de sacrificio, que tienen cada uno de ellos, para que esta Ruta siga viva.

Estas «pequeñas cosas» son la esencia de la verdadera Ruta del Vino Arlanza. El auténtico secreto está en la cercanía de la gente de este mundo rural en el que nos encontramos y que nos hace sentir cómo si la experiencia que estamos viviendo, estuviera creada sólo para nosotros.

Dentro de poco, compraremos un nuevo billete para este 2022 que está llamando a nuestra puerta. ¡Ojalá! tengas la oportunidad de descubrir todo lo que acabas de leer en primera persona, nuestra invitación para descubrirlo, la llevas en tu mochila; no dudes en aceptarla. ¡Te esperamos!